Basílica de San Pedro, Tuscania

La basílica de San Pedro, edificada en el siglo xi en Tuscania, cerca de Viterbo, se halla en la colina donde antiguamente se erigía la ciudad etrusca.

El bordado de círculos concéntricos se inspira en el rosetón de la fachada de San Pedro, iglesia románica de Tuscania, en la provincia de Viterbo. La decoración circular a tres niveles, símbolo de la Santísima Trinidad, culmina en el centro con la forma de una flor de doce pétalos, mientras que en los cuatro vértices se muestran figuras alegóricas de los cuatro evangelistas.

La Colección

OVS
ARTS
NEWS

Arts of Italy no es tan solo un proyecto que aúna de forma creativa los lenguajes de la moda y el arte. Su objetivo principal es el de acercar el patrimonio artístico italiano a la comunidad de OVS a través de una narración inédita. Por ello hemos creado las Art News, pequeñas píldoras con curiosidades, anécdotas y sugerencias para conocer mejor el arte italiano, que nos permitirán volver a descubrir, apreciar y valorar la extraordinaria belleza que tenemos ante nuestros ojos.

Basílica de San Pedro, Tuscania

En posición aislada, en las laderas de la colina de San Pedro, en el área en la que nacía el núcleo de la ciudad de Tuscania antes de su progresivo desplazamiento hacia el monte, surge la iglesia de Santa María Maggiore. Junto a la basílica de San Pedro, esta representa un monumento sagrado de valor excepcional como ejemplo absoluto de arquitectura románica. Las decoraciones de la fachada, por ejemplo, muestran una variedad de derivaciones y múltiples intervenciones que la convierten en una obra espléndidamente desordenada y asimétrica.

Basílica de San Pedro, Tuscania

La colina de San Pedro, sobre la que surge la pintoresca basílica románica de Tuscania, fue durante siglos el corazón estratégico de la ciudad, y hace gala de una historia antiquísima, en la que los primeros asentamientos se remontan incluso a la Edad del Bronce. En época etrusca fue la ubicación de una antigua acrópolis, eje político y religioso de la región, y en la Edad Media se convirtió en una importante sede episcopal que otorgó a la iglesia de San Pedro el título de Catedral.

Basilica di San Pietro

Además de lugar de culto y arte, la basílica de San Pedro en Tuscania también ha sido, gracias a su espectacular ubicación, escenario de importantes producciones cinematográficas italianas e internacionales. En 1966, por ejemplo, el director Mario Monicelli elige la iglesia para rodar una escena de su famosa película La armada Brancaleone, y Franco Zeffirelli también ambienta en ella dos años más tarde la boda secreta ente Romeo y Julieta.

La obra

La Basílica románica, catedral de Tuscania y centro de una importante diócesis durante la segunda mitad de la Edad Media, surge alrededor del siglo XI en la colina de San Pedro, antigua sede de la acrópolis etrusca. Su magnífica fachada se remonta al siglo XIII, y es rica en alegorías y simbolismos. Su centro se caracteriza por una decoración escultórica que aúna la tradición de los lapicidas umbros y el arte cosmatesco de los marmolistas romanos. El enorme rosetón, colocado como un precioso bordado sobre una rosa de 12 pétalos, está formado por 3 círculos concéntricos que hacen referencia a la Trinidad, compuestos a su vez por tramas de flores, columnas y pequeños tondos.

En las esquinas del cuadrante que enmarca el rosetón, cuatro esculturas representan los símbolos de los evangelistas, mientras que a los lados dragones alados en relieve preparados para capturar a una presa se proyectan desde el plano de la fachada. En sus extremos, alrededor de dos ventanas, aparecen representados los escenarios contrapuestos del Bien y el Mal: seres monstruosos y demonios de tres caras celebran el Reino del Mal a la derecha, mientras que a la izquierda el Agnus Dei, acompañado de figuras de arcángeles y profetas, triunfa en el Reino del Bien.

High
Mid
Low

Titolo

Descrizione