Basílica de Santa María in Cosmedin, Roma

La basílica de Santa María in Cosmedin fue construida en Roma en el siglo vi, en la famosa Piazza Bocca della Verità.

Los fastuosos mosaicos de la basílica románica de Santa María in Cosmedin, en Roma se enriquecen con esmaltes y teselas de mármol. El pavimento, adornado con piezas de materiales diversos, crea tramas de colores brillantes que recuerdan florituras y motivos geométricos, de acuerdo con el estilo cosmatesco dominante en el siglo xii.

La Colección

OVS
ARTS
NEWS

Arts of Italy no es tan solo un proyecto que aúna de forma creativa los lenguajes de la moda y el arte. Su objetivo principal es el de acercar el patrimonio artístico italiano a la comunidad de OVS a través de una narración inédita. Por ello hemos creado las Art News, pequeñas píldoras con curiosidades, anécdotas y sugerencias para conocer mejor el arte italiano, que nos permitirán volver a descubrir, apreciar y valorar la extraordinaria belleza que tenemos ante nuestros ojos.

Santa Maria in Cosmedin, Roma

En la plaza de la Boca de la Verdad, justo enfrente de la iglesia de Santa María in Cosmedin, se encuentra el templo de Hércules Víctor. Construido en el s. II a. C., se considera un hito de la arquitectura de todos los tiempos, y es el edificio de mármol más antiguo conservado hasta hoy en Roma. Su emplazamiento en el antiguo Foro Boario, lugar destinado a la acumulación y clasificación de la sal, no es en absoluto casual: el templo surge precisamente donde se habría detenido el semidiós, héroe de los últimos reyes de Roma y protector del comercio, los rebaños y la sal.

Santa Maria in Cosmedin, Roma

Además de la Boca de la Verdad y su extraordinario patrimonio de mosaicos pavimentales, la basílica de Santa María in Cosmedin alberga en sus sótanos otro tesoro oculto: el Ara Máxima. Se trata de un antiguo altar dedicado a Hércules, el primer centro de culto de la divinidad edificado en Roma, anterior incluso al famoso Templo de Hércules y que se puede visitar aún en la actualidad en la cripta situada bajo el altar de la iglesia.

Basílica de Santa María in Cosmedin

Quizás menos conocida por su rico patrimonio de mosaicos cosmatescos, la Basílica de Santa María in Cosmedin debe su fama a las leyendas vinculadas a uno de los lugares más visitados de Roma, la Boca de la Verdad. La gran máscara de mármol empotrada en el pórtico de la iglesia era en realidad una cloaca a través de la cual fluía el agua de lluvia en época romana, y que a partir de la Edad Media empieza a ser conocida como la «máquina de la verdad» para mujeres infieles.

La obra

La Basílica de Santa María in Cosmedin, fundada en el siglo VI y reconstruida en el siglo VIII para albergar a los monjes bizantinos asentados en los alrededores del Tíber, surge en Roma en la Plaza de la Boca de la Verdad. Su nombre deriva de la palabra griega kosmidion, que significa ornamento, en referencia a la belleza de sus decoraciones. Restaurada y modificada en varias ocasiones a lo largo de los siglos, la iglesia custodia en su interior un riquísimo patrimonio musivario, que se considera uno de los más bellos, íntegros y antiguos de entre los conservados en las iglesias romanas.

Sus pavimentos, embellecidos con los esmaltes y oros de los mosaicos del siglo XII, serían obra de Magister Paulus, el marmolista romano considerado precursor de la escuela cosmatesca del arte de la taracea: teselas de mármol, granito y cerámica, trabajados y tallados minuciosamente, componen infinitas combinaciones geométricas encerradas en el interior de paneles musivarios que, si bien aparentemente semejantes entre sí, desvelan de cerca la singularidad de sus diseños. En el exterior, en cambio, a la derecha de la fachada, surge el campanario de siete pisos decorado con mayólicas de colores, una auténtica joya del estilo románico; mientras que a la izquierda el pórtico alberga la célebre Boca de la Verdad: un mascarón de mármol empotrado en la pared, conocido históricamente por la creencia popular de que muerde la mano de quien miente.

High
Mid
Low

Titolo

Descrizione